¿Cuántas veces hemos tenido que romper las galletas para poder mojarlas en un tazón de leche?
Mucha gente opta por machacarlas y comérselas con cuchara. estas conductas surgen de la inadaptabilidad de las galletas a los vasos /tazas, o viceversa.
Por este motivo, se ha decidido intervenir sobre las tazas, para hacer notória esta incompatibilidad, buscando una solución que remita al problema de una manera directa y no confusa.